La importancia del Sello “Halal” en la industria alimentaria.

En España se registran más de 1,9 millones de musulmanes, por lo tanto es un mercado bastante interesante y que sigue creciendo en la actualidad. Pero no solo hay que mirar el mercado nacional, ya que la capacidad exportadora de España hacia estos países es muy alta.

Estas características hacen que cada vez, más empresas se acojan al sello Halal. Lejos de ceñirse solo a carnes, este sello se aplica a bebidas, comidas preparadas, cosméticos e incluso servicios turísticos.

AECOSAN organiza Desayuno Informativo con Medios de Comunicación

Este desayuno está dirigido a los medios de comunicación, a ellos les explicarán las consecuencias del “Plan de colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas”

Este Plan tiene un plazo de ejecución desde 2017 a 2020 y se centra en la reducción de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas. Las reducciones serán de en trono a un 10 %.

La cita tendrá lugar el 26 de abril a las 11:00 en la Asociación de la Prensa de Madrid.

Podéis consultar el programa en este enlace.

Nuevos envases inteligentes.

Llamado Sentinel Wrap(envoltorio centinela), monitoriza el estado del alimento y en caso de contaminarse con bacterias como las E. coli o Salmonella, emite una señal que se puede leer con un ‘smartphone’.

Dicen los expertos que este sistema podría sustituir a la fecha de caducidad indicada en la etiqueta.

Os dejo enlace a la noticia por si os interesa leerla completa.

Inmovilizan 10 toneladas de almejas japónicas en España

Se ha incautado 10 toneladas de almeja japónica en España. Estas procedían de zonas de marisqueo ilegales de Portugal y se vendían en diferentes partes de España. Esta práctica pone en riesgo la higiene alimentaria ya que so productos que no siguen los controles establecidos, pudiendo contener, entre otros, metales pesados.

Dejamos enlace a la noticia por si queréis leerla completa.

Alerta Presencia de Listeria Monocytogenes en mousse de foie

Esta alerta dada por AECOSAN el día 7 de marzo de 2018, advierte de la presencia de Listeria Monocytogenes en mousse de foie, fabricada por la empresa KATEALDE, Artesanos S.L. Cuando aparecen noticias de este tipo queda patente la importancia de la trazabilidad en los alimentos.

La empresa informa que ya ha contactado con todos los clientes que compraron este producto (lote 170362). Vendido en el formato Mousse de foie 50% Foie-grass, envasado al vacío, envase de 2×40 gramos.

Si alguna persona lo tiene en casa se recomienda no consumirlo, y si lo ha hecho y presenta alguna sintomatología no habitual, se recomienda acudir al Centro Sanitario y comunicar el hecho.

 

RIESGOS DE PLAGUICIDAS EN EL SER HUMANO: CASO HOLANDA (pesticidas en huevos)

El contacto con plaguicidas durante un largo tiempo puede causar daños a largo plazo, tales como cáncer, y daños al sistema reproductivo, al hígado, al cerebro y a otras partes del cuerpo.

Cuando la gente se enferma de cáncer o de otras enfermedades los médicos y científicos tal vez expliquen que la enfermedad se produjo por casualidad, o por problemas ajenos a los plaguicidas o a la contaminación. Es posible que nos digan que no se puede culpar a los plaguicidas ni a otros productos tóxicos (pero la realidad no es esa). A veces los vendedores o promotores de plaguicidas mienten sobre los efectos porque no quieren responsabilizarse por los problemas de salud de los demás.

Algunas señas de las enfermedades crónicas son: pérdida de peso, debilidad constante, tos constante o con sangre, heridas que no sanan, entumecimiento de las manos o los pies, pérdida del equilibrio, pérdida de la vista, latidos del corazón muy lentos o muy rápidos…Además, a largo plazo su consumo o exposición afecta a los pulmones ocasionando cáncer, daños al hígado, puede llegar a producir hepatitis tóxica (enfermedad del hígado), daños al sistema nervioso y al sistema inmunológico (debilitándolo).

Los plaguicidas tienen muchos de los mismos efectos en la salud reproductiva que los químicos tóxicos. Pueden afectar la capacidad de las personas para tener bebés o la capacidad de los bebés para crecer sanos, pueden ocasionar defecto de nacimiento o daño en las glándulas productoras de hormonas.

Todo esto indicativo para conseguir concienciar a la población de la reducción del uso de plaguicidas; y más con los casos que se presentan actualmente como el de Holanda, donde el servicio holandés de seguridad alimentaria ha aconsejado no consumir huevos hasta nueva orden para evitas posibles intoxicaciones por culpa de la presencia de un pesticida en éstos. El pesticida encontrado ha sido el fipronil (plaguicida clasificado de clase II, moderadamente peligroso) y considerado como menos tóxico para los mamíferos que para algunas aves, peces y la mayoría de los invertebrados. La toxicidad se puede transmitir vía oral o directamente por inhalación, produciendo irritación en la piel y pérdida de pelo en casos más crónicos.

Los inspectores holandeses temen que haya sido utilizado en buena parte del millar de granjas avícolas nacionales. A su vez, tratan de averiguar si ya se empleó en 2016. De momento, han descubierto altas concentraciones del producto en 28 remesas de huevos marcados, y los han calificado de “nocivos para los niños”.

Una de las partidas en las que se ha encontrado el pesticida prohibido lleva el código X-NL-40155XX (XX representa cualquier número de la serie). El Servicio holandés de Seguridad Alimentaria ha calificado esta partida de “peligro grave y agudo para la salud general”. Unas 200 granjas, orgánicas incluidas, han paralizado la venta de huevos a mercados y supermercados.

Las primeras investigaciones apuntan a que la empresa holandesa de desinsectación Chickfriend ha usado una “posible mezcla de fipronil con otra sustancia legal para mejorar sus efectos”. La firma recibió el producto de Bélgica. Las autoridades belgas cerraron a finales del pasado julio varias explotaciones avícolas por el mismo motivo.
Dado que las gallinas así tratadas pueden poner huevos contaminados durante meses, en plena inspección holandesa, un millón de huevos listos para ser enviados a Alemania –su mayor importador- han sido retenidos en la frontera. Miles de cajas han sido retiradas de las estanterías en las tiendas de Holanda. Las grandes cadenas de supermercados nacionales se han visto afectadas también por la alerta alimentaria, y han aconsejado a sus clientes que tiren los huevos.

Al producir picor y estrés a la gallina, ésta puede poner menos huevos, con las consiguientes pérdidas para el dueño. El ave puede estar contaminada entre seis y ocho semanas. En las personas, consumir un huevo con fipronil puede causar náuseas, dolores de cabeza y estómago o sudoración excesiva. En el peor de los casos, acaba dañando el hígado, el tiroides y los riñones.