LA IMPORTANCIA DE CONOCER LA INFORMACIÓN ALIMENTARIA

Teniendo siempre en cuenta la normativa vigente que en este caso se basa en el Reglamento 1169/2011, se va a llevar a cabo un análisis acerca de como distinguir de forma general, la información con la que se encuentra a la hora de realizar la compra semanal.

Según se indica en el reglamento, hay cierta información alimentaria obligatoria que se tiene que indicar al consumidor, y aquí vamos a desarrollar cada uno de estos puntos. Siempre tiene que estar disponible en el envase y ser fácilmente accesible.

En el envase del alimento debe constar:

1. Denominación del alimento

Es su denominación jurídica (denominación prescrita en las disposiciones de la UE), y a falta de esta, su denominación habitual (cualquier nombre que se acepte de manera que los consumidores no necesiten ninguna otra aclaración) o descriptiva del alimento (forma más habitual de encontrar que proporciona una descripción del alimento).

A modo de ejemplo para que sea más fácil de interpretar, se han seleccionado dos alimentos en los que vamos a desglosar cada uno de los apartados. Debajo de estas líneas, remarcado se puede ver la denominación de cada uno de ellos (`Tortitas con canela’ y ‘Champiñones (Agaricus bisporus) cultivados enteros. Categoría primera. Calibre medio’).

 2. Lista de ingredientes

Siempre encabezada esta lista por la palabra ‘ingredientes’ como se puede ver en las imágenes. Se incluyen todos ellos en orden decreciente de peso. Como mención especial debido a su frecuencia, se omite dicho apartado en todos aquellos alimentos donde solo están constituidos por un ingrediente o categoría de ingredientes y su denominación de alimento sea idéntica al del ingrediente (ej: esto podría ser el caso de miel, leche…).

3. Todo ingrediente o coadyuvante tecnológico que cause alergias o intolerancias y que constituya el alimento. Los productos son:

Son los siguientes:

    • Cereales que contengan gluten (trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas y productos derivados)
    • Crustáceos y productos a base de crustáceos
    • Huevos y productos a base de huevo
    • Pescado y productos a base de pescado
    • Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.
    • Soja y productos a base de soja
    • Leche y sus derivados (incluida la lactosa)
    • Frutos de cáscara (almendras, avellanas, nueves, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos, nueves macadamia o nueces de Australia y productos derivados)
    • Apio y productos derivados
    • Mostaza y productos derivados
    • Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo
    • Dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10mg/litro en términos de SO2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante
    • Altramuces y productos a base de altramuces
    • Moluscos y productos a base de moluscos

Siguiendo con los dos alimentos que se han seleccionado, en negrita se resalta los alérgenos que contiene en este caso las tortitas con canela. Se puede observar la ‘harina de trigo’, ‘yema de huevo’ y las posibles trazas de ‘leche’, ‘frutos de cáscara’, ‘soja’ y ‘sésamo’.

4. Cantidad de ingredientes

Es necesario indicar la cantidad de un ingrediente cuando:

  • Figure en la denominación del alimento o el consumidor lo asocie normalmente con dicha denominación
  • Cuando sea esencial para definir un alimento y para distinguirlo de los productos con los que se pudiera confundir
  • Cuando se destaque en el etiquetado por medios de palabras, imágenes o representación gráfica.

Este punto último se puede ver representado con el alimento ‘tortitas con canela’ ya que en el listado de ingredientes se observa el porcentaje de aceite de girasol alto oleico y su respectivo porcentaje (24%) debido a que en la parte delantera del envase figura la imagen que se muestra a continuación.

 

 

 

 

 

5. Cantidad neta del alimento

La cantidad se expresa de forma habitual en litros, mililitros, kilogramos o gramos dependiendo del producto que se trate.

 

 6. Fecha de duración mínima/ fecha de caducidad

  • La fecha de duración mínima: es la fecha hasta la que el alimento conserva sus propiedades específicas cuando se almacena correctamente. Se indica de la siguiente manera: ‘consumir preferentemente antes del’/ ‘consumir preferentemente antes del fin de’. Se acompaña seguidamente de la propia fecha o del lugar del envase en el que se indica la fecha (día/mes/año si fuera preciso).
  • La fecha de caducidad: después de dicha fecha el alimento no se considera seguro. Se indica del siguiente modo: precedida por ‘fecha de caducidad’ y acompañada de la propia fecha o de una referencia al lugar donde se indica la fecha en la etiqueta (como se muestra en la lata de champiñones).

 7. Las condiciones especiales de conservación y/o utilización

Cuando los alimentos requieran unas condiciones específicas se indicarán. Del mismo modo, con el fin de permitir la conservación/utilización adecuadas una vez abierto el envase, se indica las condiciones de consumo.

 

8. País de origen o lugar de procedencia

El país de origen o lugar de procedencia es obligatorio indicarlo cuando su omisión pudiera inducir a error al consumidor en cuanto al país de origen o cuando se mencione el lugar de procedencia del alimento y este no sea el mismo que el de su ingrediente primario.

En algunos casos, los operadores pueden indicarlo voluntariamente la procedencia para llamar la atención del consumidor.

 

9. El nombre o razón social y la dirección del operador de la empresa alimentaria

Es el operador con cuyo nombre/razón social se comercialice el alimento (en caso de que no esté establecido en la UE, el importador del alimento al mercado UE). Se refleja la dirección de la empresa alimentaria.

10. Modo de empleo

El modo de empleo de un alimento debe indicarse de forma que permita un uso apropiado del alimento, en caso de que en ausencia de esta información fuera difícil hacer un uso adecuado del alimento

11. Información nutricional

Es obligatorio mencionar:

  • Valor energético
  • Cantidades de grasas (ácidos grasos saturados)
  • Hidratos de carbono
  • Azúcares
  • Proteínas
  • Sal

Se puede añadir además si lo desea el operador:

  • Ácidos grasos monoinsaturados
  • ácidos grasos poliinsaturados
  • polialcoholes
  • almidón
  • fibra alimentaria
  • vitaminas/minerales

 12. Grado alcohólico

En caso de bebidas alcohólicas se tiene que especificar el grado alcohólico volumétrico adquirido cuando tenga más de un 1.2%.

 

¿ESTÁ EN TRÁMITES DE ABRIR UN ESTABLECIMIENTO ALIMENTARIO EN CORDOBA?

Según el Reglamento (CE) 852/2004 de obligado cumplimiento el Sistema de Autocontrol es una herramienta para asegurar la inocuidad y salubridad de los alimentos. Está constituido a su vez por:

  • Los Planes Generales de Higiene nos encontramos:
    • Plan de Control del agua
    • Plan de Limpieza y Desinfección
    • Plan de Control de plagas: Desinsectación y Desratización
    • Plan de Mantenimiento de instalaciones y equipos
    • Plan de Mantenimiento de la cadena de frío
    • Plan de Trazabilidad y Control de proveedores
    • Plan de Formación de Manipuladores de alimentos
    • Plan de Eliminación de Subproductos animales y otros residuos

 

  • Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC):
    • Diagrama de flujo del establecimiento
    • Análisis de peligros y medidas de control
    • Determinación de los Puntos de Control Críticos (PCC)
    • Establecer Límites Críticos
    • Establecimiento del Sistema de Vigilancia para cada PCC
    • Establecer las Medidas Correctoras
    • Establecer Sistema de Verificación
    • Documentación y registros

En este momento, estamos trabajando en diversos establecimientos dedicadas al sector alimentario en Córdoba capital.

Desde Sfera Proyecto Ambiental os dejamos las puertas abiertas a las empresas y gestores dentro del sector agroalimentario que quieran crecer y ampliar la gestión de la calidad de su establecimiento de nueva apertura. Así conseguiremos además de cumplir con la normativa vigente, garantizar la calidad y seguridad al tener una adecuadas condiciones higiénico-sanitarias en su establecimiento.

Les garantizamos atención personalizada.

NO DUDEN EN CONTACTARNOS

 

GARANTIZAR LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN LA NUEVA NORMALIDAD

Ahora más que nunca, hay que estar actualizado para afrontar esta nueva normalidad en el sector alimentario.

Por ello, te invito a que si estás en trámites de abrir tu negocio o ya está en funcionamiento y no sabes que requisitos tienes que cumplir para garantizar la seguridad alimentaria, contactes con nosotros.

Te solventaremos todas tus dudas y llevaremos a cabo la implantación de un Sistema de Autocontrol personalizado, garantizando así, el máximo control y salubridad del producto ofertado al consumidor, según recoge el Reglamento 852/2004 en la Unión Europea de obligado cumplimiento.

Un Sistema de Autocontrol consta de:

  • Planes Generales de Higiene (PGH)
    • Plan de higiene de agua
    • Plan de higiene de limpieza y desinfección
    • Plan de higiene de control de plagas: desinsectación y desratización (D+D)
    • Plan de higiene de mantenimiento de instalaciones, equipos y útiles
    • Plan de higiene de control de temperaturas
    • Plan de higiene de trazabilidad y control de proveedores
    • Plan de higiene de formación de manipuladores
    • Plan de higiene de eliminación de residuos
    • Guía de buenas prácticas de higiene personal
    • Plan de control de alérgenos
  • Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC)

Además, cumpliendo con la normativa vigente:

  • Realizamos la inscripción de la empresa alimentaria en el registro sanitario que le corresponda según el Real Decreto 191/2011.
  • Realizamos la formación necesaria tanto online como presencial en caso de que necesitara obtener el certificado de manipulador de alimentos.
  • Llevamos a cabo la toma de muestra obligatoria de superficies y alimentos para su análisis microbiológico.

Le esperamos.

CURSOS DE FORMACIÓN ONLINE

Actualmente, en Sfera Proyecto Ambiental estamos llevando a cabo cursos de formación online. Los más socilitados están siendo:

  • Curso de Manipulador de Alimentos: el objetivo es adquirir un nivel de formación sanitaria, conocimiento de las fuentes de contaminación microbiológica y conceptos básicos relativos a la microbiología de los alimentos en los participantes, que posibilite unas correctas prácticas de higiene y manipulación de alimentos y contribuya a proteger la salud y seguridad de los consumidores.
  • Curso de Sistema de Información Geográfica (ArcGis): se pretende aplicar la capacidad que tienen los SIG en proyectos relacionados con el medio forestal y el medio natural. Así pues se hará uso de nuevas tecnologías aplicadas estos campos, además de mostrar el funcionamiento de un SIG para planificar, implementar y evaluar proyectos que tienen aplicación en el mundo real. Entre sus aplicaciones están las ordenaciones de montes, planes de gestión, procesos erosivos y correcciones hidrológicas, mapas de riesgos, estimación de biomasa, análisis y extinción de incendios, control de plagas, análisis de redes, geomarketing, etc.

Recuerda que dichos cursos se pueden realizar a través de FUNDAE y por tanto son bonificables, ya que su empresa puede hacer uso de los créditos fomativos de los que dispone para la formación de sus trabajadores. Nosotros nos encargaremos de todos los trámites necesarios gratuitamente.

No pierdas la oportunidad y pide información sin ningún compromiso.

Te esperamos.

¿SABES QUÉ TIPO DE ZUMO ELIGES CUANDO VAS AL SUPERMERCADO?

Cuando va al supermercado a la sección de los zumos, a primera vista puede pensar que todos tienen la misma denominación, cuando la realidad es bien distinta.

Si se tiene en cuenta el Real Decreto 781/2013, su objetivo es regular la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana. Así pues, atendiendo a la normativa mencionada, hay seis categorías distintas que se pueden resumir brevemente:

  1. Zumo de frutas: el producto susceptible de fermentación (pero no fermentado) obtenido a partir de las partes comestibles de frutas sanas y maduras, frescas o conservadas por refrigeración o congelación, de una o varias especies mezcladas, que posea el color, el aroma y el sabor característicos del zumo de la fruta de la que procede.
  2. Zumo de frutas a partir de concentrado: el producto obtenido al reconstituir zumo de frutas concentrado con agua potable.
  3. Zumo de frutas concentrado: el producto obtenido a partir de zumo de una o varias especies de fruta por eliminación física de una parte determinada del agua. Cuando el producto está destinado al consumo directo, la eliminación de agua será de al menos un 50%.
  4. Zumo de fruta extraído con agua: el producto obtenido por difusión en agua de fruta pulposa entera cuyo zumo no puede extraerse por procedimientos físicos,  fruta entera deshidratada.
  5. Zumo de frutas deshidratado/en polvo: el producto obtenido a partir de zumo de una o varias especies de fruta por eliminación física de la práctica totalidad del agua.
  6. Néctar de frutas: el producto susceptible de fermentación, pero no fermentado que la mayoría de las veces se obtenga por adición de agua con o sin adición de azúcares y/o miel a los productos anteriores, al puré de frutas, y/o al puré de frutas concentrado y/o una mezcla de estos productos.

Si se atiende a dichas definiciones, el zumo que comúnmente llamamos ‘natural’ correspondería únicamente a la primera definición de ‘zumo de frutas’. Este producto, organolépticamente hablando sería el de mayor calidad.

Sin embargo, es el más complicado de encontrar a la hora de realizar la compra, ya que la gran mayoría son elaborados a partir de concentrado.

Un claro ejemplo es la foto que se adjunta al post, ya que de todos los zumos que se muestran ninguno de ellos contaría con la denominación de ‘zumo de frutas’.

De aquí, la importancia de elegir los alimentos siempre informándose de la letra pequeña, leyendo entre otros, el apartado reservado a la denominación del alimento, como ya mencioné en una publicación anterior. Solo de esta forma elegiremos conscientemente lo que comemos.

IMPLANTACIÓN DE SISTEMAS DE AUTOCONTROL EN CÓRDOBA

La implantación de los Sistemas de Autocontrol garantiza el máximo control y salubridad del producto ofertado al consumidor, según recoge el Reglamento 852/2004 en la Unión Europea. Por tanto, es de obligado cumplimiento para establecimientos alimentarios (restaurante, bar, cafetería, carnicería,…).

Un Sistema de Autocontrol consta de:

  • Planes Generales de Higiene (PGH)
    • Plan de higiene de agua
    • Plan de higiene de limpieza y desinfección
    • Plan de higiene de control de plagas: desinsectación y desratización (D+D)
    • Plan de higiene de mantenimiento de instalaciones, equipos y útiles
    • Plan de higiene de control de temperaturas
    • Plan de higiene de trazabilidad y control de proveedores
    • Plan de higiene de formación de manipuladores
    • Plan de higiene de eliminación de residuos
    • Guía de buenas prácticas de higiene personal
    • Plan de control de alérgenos
  • Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC)

 

Además, cumpliendo con la normativa vigente:

  • Realizamos la formación necesaria tanto online como presencial en caso de que necesitara obtener el certificado de manipulador de alimentos.
  • Llevamos a cabo la toma de muestra obligatoria de superficies y alimentos para su análisis microbiológico.
  • Realizamos la inscripción de la empresa alimentaria en el registro sanitario que le corresponda según el Real Decreto 191/2011.

Si ha abierto un negocio alimentario en Córdoba y todavía no cuenta con la implantación de un Sistema de Autocontrol que garantice unas correctas condiciones higiénico-sanitarias en su establecimiento contacte con nosotros.

Le esperamos.