CURSOS DE FORMACIÓN ONLINE

Actualmente, en Sfera Proyecto Ambiental estamos llevando a cabo cursos de formación online. Los más socilitados están siendo:

  • Curso de Manipulador de Alimentos: el objetivo es adquirir un nivel de formación sanitaria, conocimiento de las fuentes de contaminación microbiológica y conceptos básicos relativos a la microbiología de los alimentos en los participantes, que posibilite unas correctas prácticas de higiene y manipulación de alimentos y contribuya a proteger la salud y seguridad de los consumidores.
  • Curso de Sistema de Información Geográfica (ArcGis): se pretende aplicar la capacidad que tienen los SIG en proyectos relacionados con el medio forestal y el medio natural. Así pues se hará uso de nuevas tecnologías aplicadas estos campos, además de mostrar el funcionamiento de un SIG para planificar, implementar y evaluar proyectos que tienen aplicación en el mundo real. Entre sus aplicaciones están las ordenaciones de montes, planes de gestión, procesos erosivos y correcciones hidrológicas, mapas de riesgos, estimación de biomasa, análisis y extinción de incendios, control de plagas, análisis de redes, geomarketing, etc.

Recuerda que dichos cursos se pueden realizar a través de FUNDAE y por tanto son bonificables, ya que su empresa puede hacer uso de los créditos fomativos de los que dispone para la formación de sus trabajadores. Nosotros nos encargaremos de todos los trámites necesarios gratuitamente.

No pierdas la oportunidad y pide información sin ningún compromiso.

Te esperamos.

¿SABES QUÉ TIPO DE ZUMO ELIGES CUANDO VAS AL SUPERMERCADO?

Cuando va al supermercado a la sección de los zumos, a primera vista puede pensar que todos tienen la misma denominación, cuando la realidad es bien distinta.

Si se tiene en cuenta el Real Decreto 781/2013, su objetivo es regular la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana. Así pues, atendiendo a la normativa mencionada, hay seis categorías distintas que se pueden resumir brevemente:

  1. Zumo de frutas: el producto susceptible de fermentación (pero no fermentado) obtenido a partir de las partes comestibles de frutas sanas y maduras, frescas o conservadas por refrigeración o congelación, de una o varias especies mezcladas, que posea el color, el aroma y el sabor característicos del zumo de la fruta de la que procede.
  2. Zumo de frutas a partir de concentrado: el producto obtenido al reconstituir zumo de frutas concentrado con agua potable.
  3. Zumo de frutas concentrado: el producto obtenido a partir de zumo de una o varias especies de fruta por eliminación física de una parte determinada del agua. Cuando el producto está destinado al consumo directo, la eliminación de agua será de al menos un 50%.
  4. Zumo de fruta extraído con agua: el producto obtenido por difusión en agua de fruta pulposa entera cuyo zumo no puede extraerse por procedimientos físicos,  fruta entera deshidratada.
  5. Zumo de frutas deshidratado/en polvo: el producto obtenido a partir de zumo de una o varias especies de fruta por eliminación física de la práctica totalidad del agua.
  6. Néctar de frutas: el producto susceptible de fermentación, pero no fermentado que la mayoría de las veces se obtenga por adición de agua con o sin adición de azúcares y/o miel a los productos anteriores, al puré de frutas, y/o al puré de frutas concentrado y/o una mezcla de estos productos.

Si se atiende a dichas definiciones, el zumo que comúnmente llamamos ‘natural’ correspondería únicamente a la primera definición de ‘zumo de frutas’. Este producto, organolépticamente hablando sería el de mayor calidad.

Sin embargo, es el más complicado de encontrar a la hora de realizar la compra, ya que la gran mayoría son elaborados a partir de concentrado.

Un claro ejemplo es la foto que se adjunta al post, ya que de todos los zumos que se muestran ninguno de ellos contaría con la denominación de ‘zumo de frutas’.

De aquí, la importancia de elegir los alimentos siempre informándose de la letra pequeña, leyendo entre otros, el apartado reservado a la denominación del alimento, como ya mencioné en una publicación anterior. Solo de esta forma elegiremos conscientemente lo que comemos.

IMPLANTACIÓN DE SISTEMAS DE AUTOCONTROL EN CÓRDOBA

La implantación de los Sistemas de Autocontrol garantiza el máximo control y salubridad del producto ofertado al consumidor, según recoge el Reglamento 852/2004 en la Unión Europea. Por tanto, es de obligado cumplimiento para establecimientos alimentarios (restaurante, bar, cafetería, carnicería,…).

Un Sistema de Autocontrol consta de:

  • Planes Generales de Higiene (PGH)
    • Plan de higiene de agua
    • Plan de higiene de limpieza y desinfección
    • Plan de higiene de control de plagas: desinsectación y desratización (D+D)
    • Plan de higiene de mantenimiento de instalaciones, equipos y útiles
    • Plan de higiene de control de temperaturas
    • Plan de higiene de trazabilidad y control de proveedores
    • Plan de higiene de formación de manipuladores
    • Plan de higiene de eliminación de residuos
    • Guía de buenas prácticas de higiene personal
    • Plan de control de alérgenos
  • Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC)

 

Además, cumpliendo con la normativa vigente:

  • Realizamos la formación necesaria tanto online como presencial en caso de que necesitara obtener el certificado de manipulador de alimentos.
  • Llevamos a cabo la toma de muestra obligatoria de superficies y alimentos para su análisis microbiológico.
  • Realizamos la inscripción de la empresa alimentaria en el registro sanitario que le corresponda según el Real Decreto 191/2011.

Si ha abierto un negocio alimentario en Córdoba y todavía no cuenta con la implantación de un Sistema de Autocontrol que garantice unas correctas condiciones higiénico-sanitarias en su establecimiento contacte con nosotros.

Le esperamos.

¿ESTÁ SU EMPRESA INSCRITA EN EL REGISTRO SANITARIO?

Según el Real Decreto 191/2011, el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA) es de carácter nacional, unificado, público e informativo; y tiene como finalidad la protección de la salud pública y de los intereses de los consumidores, facilitando el control oficial de las empresas, establecimientos y productos sometidos a inscripción. Este Real Decreto se basa en el Reglamento 852/2004 de ámbito europeo.

Se inscribirán en el Registro cada uno de los establecimientos de las empresas alimentarias o, en el caso de que éstas no tengan establecimientos, las propias empresas, siempre que reúnan los siguientes requisitos:

a) Que la sede del establecimiento o la sede o domicilio social de la empresa que no tenga establecimiento esté en territorio español.

b) Que su actividad tenga por objeto:

  1. Alimentos o productos alimenticios destinados al consumo humano.
  2. Materiales y objetos destinados a estar en contacto con los alimentos.
  3. Coadyuvantes tecnológicos utilizados para la elaboración de alimentos.

c) Que su actividad pueda clasificarse en alguna de las siguientes categorías:

  1. Producción, transformación, elaboración y/o envasado.
  2. Almacenamiento, distribución y/o transporte.
  3. Importación de productos de países no pertenecientes a la UE.

Se inscriben también los productos alimenticios destinados a una alimentación especial y las aguas minerales naturales y de manantial.

Por tanto, quedan excluidos de la obligación de inscripción en el RGSEAA, los establecimientos en el supuesto de que exclusivamente manipulen, transformen, envasen, almacenen o sirvan alimentos para su venta o entrega ‘in situ’ al consumidor final, con o sin reparto a domicilio o a colectividades. Así como cuando éstos suministren a otros establecimientos de estas mismas características, y se trate de una actividad marginal en términos tanto económicos como de producción. Estos establecimientos deberán inscribirse en los registros autonómicos establecidos al efecto (en nuestra comunidad autonómica en el Registro Sanitario de Empresas y Establecimientos Alimentarios de Andalucía).

También hay que tener en cuenta, que si se tratase de un comercio minorista sin obrador (pescaderías, supermercados, fruterías…) debería estar inscrito en el Registro de Comerciantes y Actividades en nuestro caso a nivel de Andalucía.

Si está pensando en abrir un establecimiento alimentario o tenías desconocimiento de este requisito, y tienes dudas sobre si tiene que estar inscrito o no, y en caso afirmativo en cuál de los registros deberían constar, contáctenos. Resolveremos cualquier duda que tenga.

¿SOMOS CONSCIENTES DE LO QUE COMEMOS?

Según el Reglamento 1169/2011, la información alimentaria no puede inducir a error y debe ser precisa, clara y fácil de comprender para el consumidor. Sin embargo, ¿sabemos realmente que comemos?

Cada vez son más las personas que se detienen en los supermercados a mirar el envase del producto que eligen, pero la mayoría de las veces solo se fijan en el etiquetado nutricional. Antes de saber las calorías que ingerimos, debería ser más importante saber qué comemos.

Si atendemos rigurosamente a la normativa vigente, vemos que no tendría que llevarnos al engaño:

  • La información dada sobre las características del alimento (composición, naturaleza, cantidad, cualidades….).
  • Atribuir al alimento efectos o propiedades que no tiene.
  • Insinuar que posee características especiales cuando todos los alimentos similares poseen las mismas características
  • Sugerir la presencia de un determinado ingrediente cuando en realidad, un componente presente de forma natural o utilizado normalmente en el alimento se ha sustituido por un ingrediente distinto.

No obstante, a la hora de elegir un producto u otro, muchas veces podemos llegar a confusión ya que nos fijamos principalmente en el nombre comercial del producto que es el que aparece en la parte frontal del envase y nos llama la atención.

Es aquí donde las marcas juegan al despiste, ya que nos hacen creer que el producto tiene propiedades que realmente no posee.

A la hora de realizar la compra, siempre hay que fijarse en la denominación del alimento que será su denominación jurídica, y suele aparecer en los laterales o en la parte posterior del envase.

Solo deteniéndonos en este apartado, conoceremos realmente lo que estamos eligiendo, ya que puede ser que nos estén vendiendo zumo por néctar, carne picada de cerdo por un preparado de carne o una especialidad alimentaria rallada a base de queso en vez de un alimento en el que este último ingrediente sea el protagonista.

A partir de ahora, cuando vayas al supermercado espero que sigas esta recomendación y te detengas a mirar la letra pequeña para evitar llevarte alguna que otra sorpresa.

LA IMPORTANCIA DEL SISTEMA DE AUTOCONTROL EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Ayer tarde, 11 de febrero, se dio la alarma de una industria que fabrica productos lácteos y que incumplía graves parámetros para garantizar la seguridad de los alimentos que producía.

La empresa con sede en Galicia ha detenido su actividad y las autoridades competentes han ordenado la retirada de todos los productos elaborados de las canales de comercialización,  ya que están afectados todos sus lotes.

Se confirma por tanto, el incumplimiento del Reglamento (CE) 852/2004 ya que no se garantiza la higiene de los productos alimenticios.

Todos los operadores de empresas alimentarias tienen que ser conscientes de la importancia de la implantación de un Sistema de Autocontrol que consta de:

  • Planes Generales de Higiene (PGH): actividades preventivas básicas a desarrollar.
  • Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC): su cumplimiento asegura el control de los peligros que resultan significativos para la inocuidad de los alimentos en el segmento de la cadena alimentaria considerada.

Solo así, se puede garantizar que el producto que llega al consumidor final cumpla con unas adecuadas condiciones higiénico-sanitarias y sea totalmente inocuo.